II. Jardunaldiak Berria Egunkarian

2012-12-15

Arabiar andreek ez dute estatu laikorik

‘Emakumeen eskubideak eta estatu laikoa’ izenpean, jardunaldiak egin dituzte Donostian. Eman A. Khamasek Irakeko egoera larriaz ohartarazi du, eta Teresa Maldonadok Frantziako sistema jo du eredugarritzat.

JON ESKUDERO DONOSTIA

Maldonado eta Khamas, Donostiako Emakumeen Etxean. / J. URBE / ARP

Ez dago estatu laiko bakar bat ere arabiar herrialdeetan. Islama da erlijio ofiziala». Hitz horiekin hasi zituen Eman A. Khamas irakiarrak Donostiako Emakumeen Etxeak antolaturiko jardunaldiak, herenegun.Emakumeen eskubideak eta estatu laikoa izenpean, bi andrek jardun zuten euren esperientziak eta iritziak kontatzen: Khamas berak eta Teresa Maldonadok, militante feministak. Emakumeen begietatik estatuen laikotasuna nola ikusten duten azaldu zuten.

Emakumeen eskubideek txarrerako bidea hartu dute aspaldian Iraken, Khamasen hitzetan: «Saddam Hussein boterean zela, andre irakiarrok nahiko egoera onean geunden. Estatu laiko bat osatzeko zuen interesen barruan geunden emakumeok, hainbat lan egiteko egokiak ginelako. Hura bota zutenean, ordea, gure aurkako erasoak hasi zituzten».

Emakumeen eskubiden aldeko ideia XX. mende hasieran sortu zen Iraken. 1940ko hamarkadan britainiarren aurka egin eta monarkia ezabatu zutenean, emakumearen eginkizunaren garrantziaz jabetzen hasi ziren.

1963an nazionalistak iritsi ziren gobernura: «Komunistek emakumea eta gizona maila berean jarri zuten oinordekotzari zegokionez, baina nazionalistek ezabatu egin zuten». Geroztik, indarrean egon izan den alderdi politikoaren esku egon dira andreen eskubideak. 1968an estatu kolpe bat izan zen, eta Baas alderdia jarri zen agintean: «Prozesu aldaketa asko gertatu ziren emakumeari eragin ziotenak. Estatu pertsonalari aldaketak egin zizkioten, eta gizonak zigortzen hasi ziren».

Irakek Iranen aurkako gerrari ekin zion1980an, eta emakumeen egoera errotik aldatu zen. Kargu politikoetan zeuden andreak bota egin zituzten, eta aurrez egiten zituzten hainbat lanetatik aldendu zituzten: medikuntza arlotik, erizaintzatik… «Emakumea etxeko ama izatera igaro zen berriz. Zailtasun ekonomikoak izan genituen garai hartan, giro erlijiosoa areagotu egin zen Iraken. Hussein ohitura islamikoak babesten hasi zen». Maldonadok nabarmendu zuen garai horretan emakume irakiar askok egin zutela borroka egoeraren kontra.

Hussein gabe, okerrago 

2003. urtean AEB Amerikako Estatu Batuek Iraken kontra egin zuten. Khamas: «Aurrez lorturiko laikotasun guztiak atzera egin zuen orduan. Ez zuten onartzen islamismoa ez zen beste ezer. Dibortzioa, ezkontza eta oinordetza arautuko zituen estatutu pertsonala erlijioaren barruan geratuko ziren».

Emakumeen askapenaren eta eskubideen alde lan egingo zuela agindu zuten AEBek, hitz emandakoa bete ez arren: «1940 eta 1970eko hamarkaden artean andreek lortutako eskubideak errekara joan ziren AEBen etorrerarekin. Egun herritartasunaren kontzeptua galduta dago, eta pentsaera ezberdinetako jendea bizi da Iraken». Emakume asko erasoak jasaten ari dira egunero, agintariek nahi adinako pentsaera islamikoa erakusten ez dutelako; horregatik, gero eta gehiago dira ideologia horren alde egiten duten andreak. Dena den, oraindik badira «elkarte laiko batzuk» horri aurre egiten ari direnak, nahiz eta «bizitza jokoan» izan.

Maldonadoren arabera, onartezina da Irakeko egoera: «Erlijioa jendaurrean azaldu beharreko zerbait da. Izan ere, laikotasuna kontzientzia askatasunarekin lotzen dut nik, eta hori urratzea larria da». Sistema eredugarria Frantziakoa da, Maldonadoren ustez. «Frantzian laikotasuna arrazionalismoarekin lotzen dute, eta hori egokia da».

 

El colectivo por la laicidad en Gipuzkoa nace para luchar contra los “privilegios” de la Iglesia

EXIGE TERMINAR CON LOS BENEFICIOS FISCALES “INJUSTOS” DE LOS QUE GOZA LA INSTITUCIÓN

Plantea cobrar el IBI a las propiedades de Roma y eliminar la casilla de la Iglesia de la declaración de la renta

ELENE ARRAZOLA – Viernes, 2 de Noviembre de 2012 – Actualizado a las 05:26h

 Miembros del Colectivo por la Laicidad de Gipuzkoa se manifiestan en Zarautz a favor de una escuela pública laica.

  • Mari José Molina Portavoz del colectivo

DONOSTIA. Un grupo de ciudadanos anónimos se ha reunido en Gipuzkoa para luchar a favor de una sociedad laica. Considera que las exenciones fiscales y las aportaciones que recibe la Iglesia a través de la declaración de la renta son unos “privilegios injustos” con los que hay que terminar y, por eso, ha emprendido una serie de acciones para reivindicar la necesidad de limitar la religión al ámbito privado. “Separar el Estado y las religiones es fundamental para garantizar los derechos humanos y la salud democrática de la sociedad”, afirma Mari José Molina, portavoz de la agrupación denominada Colectivo por la Laicidad de Gipuzkoa.

Tal y como informa, la necesidad de tomar partido surgió hace aproximadamente un año cuando se percataron de que la Iglesia seguía disfrutando de una situación de “privilegio”, mientras el conjunto de la sociedad sufría las graves consecuencias de la crisis. “En estos momentos en los que la población está sufriendo paro, recortes y aumento de la pobreza, las exenciones fiscales de la Iglesia son una afrenta a la ciudadanía y a la más mínima justicia social”, sentencia Molina.

Bajo ese pretexto, el pasado mes de septiembre, el Colectivo por la Laicidad de Gipuzkoa acudió a las Juntas Generales del territorio para presentar tres propuestas muy concretas. La primera sería eliminar la casilla de asignación a la Iglesia Católica del formulario del impuesto sobre la renta. “Quienes marcan esta opción reducen su aportación al gasto público en un 0,7% en contra de los criterios básicos de un estado de derecho en el que todos deberíamos contribuir en condiciones de igualdad”, defiende la portavoz. Además, añade que siempre queda la posibilidad de colaborar con la Iglesia al margen de los impuestos ordinarios, de manera que la Iglesia se autofinancie sin necesidad de la Administración pública.

En segundo lugar, remarcaron ante los procuradores la necesidad de terminar con las exenciones fiscales de las que gozan los inmuebles de la Iglesia católica, “la institución privada que más patrimonio inmobiliario acumula”. Aseguran que bastaría cambiar la Norma Foral 16/1998 del Impuesto Sobre el Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana para que los ayuntamientos puedan empezar a cobrar el IBI a estos inmuebles y recaudar así “unas enormes cantidades que el resto de la ciudadanía tiene que pagar”.

Ligada a esta petición, plantearon la necesidad de que los consistorios realicen un censo de los bienes inmuebles rústicos o urbanos que la Iglesia y sus organizaciones afines poseen en sus municipios.

“Lo que proponemos, a fin de cuentas, es que las Juntas Generales hagan uso de sus competencias para poner en marcha medidas que eliminen situaciones discriminatorias y avancemos hacia una administración laica”, apunta Molina.

Representantes de todos los partidos políticos escucharon las reivindicaciones, pero ninguno de ellos ha tomado cartas en el asunto, según indican desde el colectivo que defiende la laicidad. “Esperamos que llegue el día en el que superen las declaraciones generalistas y pasen a la acción”, indica la portavoz.

EDUCACIÓN Y RITOS Más allá del ámbito económico, el Colectivo por la Laicidad de Gipuzkoa plantea otra serie de reivindicaciones como la defensa de la escuela pública laica. Como señala Molina, “esta vieja reivindicación se ha avivado en los últimos por la mayor injerencia de la Iglesia Católica a la hora de definir el currículo y la organización escolar”. Y pone como ejemplo la intervención que hicieron los obispos de las tres diócesis de Euskadi para pedir a las autoridades educativas que cambiasen el currículo de bachillerato. “Simplemente lo hicieron porque no se ofrecía una alternativa a la religión y eso provocaba un descenso del número de alumnos que se apuntaban a la clase de religión”, explica para denunciar los privilegios de los que disponen los docentes de esta asignatura. “Son nombrados directamente por el obispado, saltándose todas las normas de acceso a la función pública, y pasan a integrarse en el sistema educativo público como profesores de materias que no son religión”, agrega.

La necesidad de garantizar la celebración de ritos laicos es otro de los ejes de trabajo de la agrupación de Gipuzkoa. “Las celebraciones populares como bautizos, comuniones, bodas y funerales siguen unidas a elementos religiosos, pero la sociedad es cada vez más plural y diversa, y los entes tienen que garantizar que puedan celebrarse al margen de la Iglesia”, aseveran. Por ello, reivindican que estos actos puedan realizarse en espacios públicos accesibles, independientemente de la actitud religiosa de los ciudadanos.

Piden a las JJGG de Gipuzkoa que elimine del IRPF la casilla de la Iglesia

Laikotasuna-Colectivo por la Laicidad ha presentado a las Juntas Generales de Gipuzkoa un escrito en el que solicita que se elimine del formulario del IRPF la casilla de asignación a la Iglesia Católica. Además, insta a la Cámara a aprobar la normativa necesaria para que aquellos ayuntamientos que así lo decidan cobren el IBI a los bienes que están censados y registrados a nombre de la Iglesia católica.

Noticias de Gipuzkoa, Martes, 22 mayo 2012

Artículo de Juan G Bedoya en El Pais 2012/05/25

Ceremonias de confusión por el fisco episcopal

JUAN G. BEDOYA 25 MAY 2012 – 23:43 CET

Archivado en:

http://sociedad.elpais.com/sociedad/2012/05/25/vidayartes/1337977623_388562.html

¿Tiene privilegios la Iglesia católica en España? ¿Están dispuestos los obispos a renunciar por la crisis a esas regalías? ¿Pagan más impuestos los católicos para sostener a su confesión? ¿Hasta dónde alcanza el paraíso fiscal eclesiástico? ¿Cuántos millones reciben cada año de las diferentes Administraciones del Estado? ¿Figura esta confesión en la Ley de Presupuestos del Estado? ¿Entorpecería la labor de Cáritas si la Iglesia pagase el IBI? Los libros de estilo al uso prohíben empezar un informe con preguntas, pero ¿qué hacer cuando las respuestas se niegan o se contradicen con desparpajo, según gustos o intereses? Es el caso.

Los obispos parecen perdidos en una recta en plena polémica sobre los privilegios fiscales. Ni siquiera aceptan que existan esas prebendas. ¿O se trata de una ceremonia de confusión orquestada para que todo parezca complicado o irremediable? La confusión se ha extendido a muchos políticos. No faltan quienes achacan el debate a intenciones anticlericales, con apelaciones, incluso, a la manoseada persecución religiosa de laicistas impenitentes.

La polémica de los impuestos que no paga la Iglesia católica viene de antiguo, pero arrecia con la crisis económica, hasta el punto de que muchos prelados se han visto forzados a publicar cartas pastorales sobre la cuestión. Salvo excepciones, no son partidarios de cambiar de régimen fiscal ni de ceder privilegios, que consideran casi de derecho natural. Sin embargo, el arzobispo Ricardo Blázquez, prelado de Valladolid y vicepresidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), ha reclamado a sus sacerdotes “sensibilidad con la situación inmensamente complicada que vivimos” y que no defiendan con “uñas y dientes” las exenciones.

El dinero para el salario de obispos y sacerdotes sale de la caja común

Un ejemplo de confusión se produce en torno a Cáritas, la confederación de las entidades católicas de acción caritativa y social. Creada en 1947, tiene personalidad jurídica propia, tanto eclesiástica como civil, y dispone de centros en 6.000 parroquias, dependientes de 68 Cáritas diocesanas. Su ingente tarea está apoyada por el trabajo gratuito de 61.783 voluntarios y por 4.543 trabajadores remunerados.

En el último ejercicio fiscal (2010), Cáritas invirtió 247,5 millones en acciones de lucha contra la pobreza, de las que se beneficiaron 6,5 millones de personas dentro y fuera de España. De esos recursos, el 64,89% procede de donaciones privadas (socios, colectas, empresas, etcétera, por un total de 160,6 millones de euros); el 35,11% lo pagan entes públicos (Hacienda a través de la casilla de Fines sociales en el IRPF, Gobiernos central y autonómicos, Ayuntamientos, etcétera, por un total de 86,9 millones), y apenas el 2,17% les llega de la CEE (5 millones en 2012). “Es el cuarto año en que la Conferencia Episcopal repite este gesto de generosidad, que se inició en 2008 con la entrega de 1,9 millones, y que volvió a producirse en 2009 con 2,9 millones”, informa la oficina de comunicación de Cáritas.

En Alemania solo  los católicos pagan  un impuesto para financiar su iglesia

Más extravagante es la ceremonia del impuesto de bienes inmuebles (IBI), antes llamado contribución territorial urbana. ¿Quieren, o no quieren, pagar el IBI los obispos, como todo hijo de vecino? La Iglesia romana es la segunda propietaria inmobiliaria en España, después del Estado, de forma que muchos alcaldes están buscado la manera de cobrar el IBI sobre algunos de sus inmuebles ahora exentos, o que el Ministerio de Hacienda les compense por esa pérdida de ingresos. El primero en pedirlo fue el Ayuntamiento de Madrid, entonces presidido por el hoy ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón.

Antes se había producido una masiva campaña de Europa Laica (muy eficaz, a la vista de las disputas que ha suscitado), con una propuesta concreta de moción municipal, en paralelo a otra para que los ciudadanos no pongan la equis en favor de la Iglesia en su declaración del IRPF. Son un centenar los Ayuntamientos que ya han aprobado esas mociones, pero sus deseos han fracasado en el Congreso, abstención incluida del Grupo Socialista pese a haberse comprometido lo contrario. Francisco Delgado, presidente de Europa Laica, afeó este viernes con gran severidad este comportamiento errático del PSOE.

La disputa, estas semanas, está centrada también en el impreso de la declaración de la renta de las personas físicas (IRPF), donde solo figura la Iglesia católica. También se discute sobre el origen de tales canonjías.

“Ni pagas más, ni te devuelven menos”. Con este argumento excitan los obispos a sus fieles para que pongan la equis en su IRPF a favor de la Iglesia católica. Lo ha hecho ya una veintena de prelados mediante cartas pastorales. Craso error de comunicación. Frente a ese gratis total, predicado también en la propaganda de la CEE con el eslogan de XTantos, los prelados sostienen, sin embargo, que lo que reciben de Hacienda es producto de lo asignado por católicos o simpatizantes, no dotación del Estado.

¿Quieren decir, acaso, que los católicos pagan un impuesto especial para su Iglesia, como ocurre en Alemania, por ejemplo? No. El católico en España paga a Hacienda, mediante el IRPF, por los mismos conceptos que el resto de los contribuyentes, sean judíos, musulmanes, protestantes, budistas, ateos e incluso anticlericales a la vieja usanza. Ni un euro de más para su Iglesia. El dinero para salarios de obispos y sacerdotes sale de la caja común, no lo dan los católicos de su bolsillo.

Este año, según el proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado que debate estos días el Congreso, Hacienda está ingresando cada mes 13.266.216,12 euros en una cuenta corriente de la CEE, a esperas de una liquidación a final de año casi siempre superior.

Así que, efectivamente, los católicos “ni pagan más, ni les devuelven menos” por asignar a su confesión el 0,7% de su cuota fiscal. Los obispos dicen la verdad en esto porque llevan siglos bebiendo de un cáliz sin fondo: la proverbial tacañería del español para con su Iglesia. En 1979, cuando el Estado vaticano y España acuerdan revisar el Concordato nacionalcatólico de 1953, se pacta una “dotación presupuestaria” (con ese nombre), en tanto la jerarquía encontraba formulas para “lograr por sí misma los recursos suficientes para la atención de sus necesidades”. Textual.

Nada se ha cumplido. Ni prosperó la idea de lo que entonces se llamó, sin razón, el impuesto religioso, ni los obispos están interesados en autofinanciarse. La fórmula que se ha consolidado es la llamada “asignación tributaria”, que les permite sostener la ficción de que lo que Hacienda les da cada mes se lo han adelantado los contribuyentes católicos.

Dotación, asignación, impuestos… La realidad es que, eufemismos aparte, quien paga los salarios de obispos y sacerdotes, más otras funciones de culto, es Hacienda —y “Hacienda somos todos”, decía un eslogan que hizo fortuna—.

¿Qué ocurriría si el católico español tuviera que pagar a Hacienda un 0,7% más para el sostenimiento de su Iglesia? Conocemos lo que sucede en Alemania desde que comenzó la crisis. Según datos de su Conferencia Episcopal, de enero pasado, en 2009 abandonaron esta confesión 120.000 feligreses para no tener que pagar el impuesto eclesiástico.

En Alemania, con 25 millones de católicos —el 31% de la población—, este impuesto es obligatorio para quien confiesa pertenecer a una religión. Quien no lo paga queda excomulgado, con la suspensión de sus derechos —presencia de sacerdote en ceremonias sociales, entierros, etcétera)—. La misma reglamentación sirve para los protestantes, que son mayoría. Los ingresos fiscales les sirven para pagar sus aparatos —jerarquía, clero, Administración—, pero sobre todo para el sostenimiento de instituciones caritativas y oficinas de asesoría, incluso en temas de aborto voluntario.

La Iglesia católica es la segunda dueña inmobiliaria de España

Sobre la financiación global del Estado español —mediante sus diversas Administraciones— a la Iglesia católica, incluido el paraíso fiscal eclesiástico, Europa Laica calcula que la confesión que lidera el cardenal Rouco recibe cada año, por múltiples conceptos, en torno a 11.000 millones de euros, una cifra que la Fundación 1º de Mayo acaba de rebajar a 5.689,7 millones. Lo hace en un informe de abril pasado, titulado Financiación de la Iglesia católica y gasto público. Tanta discrepancia prueba la opacidad, cuando no el secretismo, con que Gobierno y obispos llevan sus relaciones.

¿De dónde proceden los privilegios eclesiásticos? La respuesta es sabida, pero no compartida: de los acuerdos entre el Vaticano y España, suscritos en Roma en 1979. Los obispos, en este debate, han cambiado el mensaje, afirmando ahora que, en realidad, sus privilegios fiscales, como la exención del IBI, son consecuencia de la ley de mecenazgo de 2002, que también beneficia a otras instituciones “sin ánimo de lucro”. Si un día un Gobierno decide cambiar esa ley suprimiendo ese privilegio, se encontrará con que los obispos apelarán entonces al concordato económico de 1979 para garantizarse la inmunidad fiscal. Es ese concordato, llamado ahora en una de sus partes Acuerdo sobre Asuntos Económicos, el que garantiza esta situación. Dice su artículo IV: “La Santa Sede, la Conferencia Episcopal, las diócesis, las parroquias y otras circunscripciones territoriales, las órdenes y congregaciones religiosas y los institutos de vida consagrada y sus provincias y sus casas tendrán derecho a las siguientes exenciones: A) Exención total y permanente de la contribución territorial urbana, etcétera”. El cardenal Rouco considera, con razón, que se trata de un acuerdo internacional, e incluso “supraconstitucional”, es decir, inamovible salvo un complicado proceso de modificación.

La CEE solo aporta  un 2,17% del  presupuesto de Cáritas

No están de acuerdo ni el vicesecretario para Asuntos Económicos episcopales, Fernando Giménez Barriocanal, ni el director de la Oficina de Comunicación de la CEE, Isidro Catela. Dice el primero: “A día de hoy, la Iglesia dispone del mismo régimen fiscal que se aplica a otras instituciones no lucrativas del país, el mismo que tienen otras confesiones religiosas. No hay privilegios. Gracias a estos beneficios, nuestras instituciones realizan una importantísima labor a favor de la sociedad, atendiendo demandas de los ciudadanos y con ellos devolviendo con mucho el esfuerzo fiscal realizado. Es una inversión social muy rentable”.

Isidro Catela, más contundente, habla de campaña de descrédito y de muchas falsedades. “La manipulación de la opinión pública, que cala como lluvia fina, lleva a creer a mucha gente que la Iglesia católica es la única que no paga el IBI y que además no paga ninguna clase de impuestos”, se lamenta.

No es verdad

Con este título —No es verdad— se despacha con virulencia contra los impíos patrios, cada semana, un boletín del Arzobispado de Madrid, de nombre Alfa y Omega. Es un lugar ideal para medir la preocupación episcopal ante la avalancha de críticas por sus silencios ante la crisis y la contumacia con que defienden el paraíso fiscal. La Red está que arde y nadie parece tener argumentos para apagarla. Insultos aparte —lástima que surjan brotes de feroz clerofilia y clerofobia por asuntos tan meridianos—, vean este chiste que inundó el sistema cuando se conoció que el Gobierno Rajoy recortaba 2.000 millones a la Ciencia, y cero euros a la Iglesia católica. “Ánimo, ciudadano. Cuando tengas cáncer no faltará un ensotanado para darte la extremaunción”.

El prestigio de la Iglesia católica está por los suelos, según las encuestas, y la crisis no hace más que remacharlo. Para defenderse, el cardenal Rouco se escuda en Cáritas. Podía hacerlo también con Manos Unidas y gran parte de las congregaciones de monjas y frailes dedicadas a atender a los desheredados de la tierra. No vale. El desprestigio eclesiástico sería inenarrable sin esas organizaciones y los llamados fieles y curas de las iglesias populares.

Otro cantar son las falsedades. Decir que la Iglesia católica no está en la Ley de los Presupuestos del Estado —como ha proclamado el portavoz episcopal— es sencillamente un despropósito. Los ciudadanos comprueban cada año cómo lo está, en varias partidas, y que, además, se ha colado, solo ella, en el impreso de Hacienda sobre el IRPF.

Rizan también el rizo de las confusiones cuando se empeñan en afirmar que sus privilegios —cuando aceptan tenerlos, rara vez— proceden de leyes ordinarias y comunes, y no de un concordato firmado en Roma por un ministro democristiano, Marcelino Oreja, más súbdito del Vaticano en aquel momento, que de España. Cumplía el solemne mandato de la Asociación Católica de Propagandistas (ACdP), de la que todavía es apasionado militante: “Nos interesa el catedrático, el jefe de empresa, el hombre político: hoy subsecretario; mañana, ministro. Con un fin, y es que estos hombres sirvan a Dios y sirvan a la Iglesia muy atentos a los consejos de Roma”. Textual.

Otra ceremonia de dispersión episcopal es cuando se enfadan por llamar concordato a los Acuerdos de 1979. Maestros del eufemismo. ¿Qué son esos acuerdos si no un concordato en toda regla? Pero el nombre concordato quema. Está maldito desde que Roma firmó varios de esta especie, los últimos: con Napoleón III —“un pacto entre el prostíbulo y la sacristía”, se enfadó el gran Lamennais—; con Isabel II en plena furia católica contra esta pobre reina —“un pacto entre canallas”, juzgó William J. Callahan—; con Mussolini para recuperar para el Papa el rango de Jefe de Estado; con Hitler, para asegurarse una inmunidad poco martirial; y, sobre todo, el infame Concordato de 1953 con Franco, otro dictador manchado de sangre.

 

La exención del IBI a la Ic. Respuesta del ministerio en 2009

http://www.laicismo.org/data/docs/archivo_578.pdf

Respuesta del Ministerio de Economía y Hacienda ( de Zapatero), a preguntas de la Conferencia Episcopal española  el 2 de diciembre de 2009

Si el ministerio de Zapatero hacía esa interpretación, imaginaos la que debe hacer el de Rajoy !

Información procedente de Laicismo.org

A las Juntas Generales de Gipuzkoa

Escrito presentado a las Juntas Generales de Gipuzkoa

Aportaciones del estado a la Ic ( de Europa Laica)

Frente a los fuertes recortes que el Gobierno está haciendo en Educación, Ciencia e Investigación, Sanidad y Salud públicas, Servicios Sociales… etc., la iglesia católica no sufre recortes y disfruta de un verdadero paraíso fiscal, recibiendo del Estado central y periférico más de once mil millones de euros, ello supone un 30% de los recortes totales que se están haciendo en 2012.

Resumen aproximado de aportaciones directas del Estado (central y periférico) y valoración por exención de impuestos. Contabilizados globalmente en millones de euros (M€), directos a la iglesia católica y sus organizaciones, asociaciones y fundaciones,

 . Asignación vía IRPF-2010 (para financiación del culto y el clero)………… 248,3 M€

  • Asignación IRPF-fines sociales –aproximado- …………………………….110 M€

  • Exenciones y bonificaciones tributarias:

IBI, patrimonio, impuesto de la renta, sociedades, obras..              …..… 2.500 M€

  • Enseñanza: *Personas que imparte religión católica: …………………  500 M€

*Financiación de centros de ideario católico:……….            ……………….. 3.900 M€

  • Para asistencia sanitaria y para la obra social:………………………… 1.800 M€

  • Asistencia hospitalaria directa (CCAA)………………….……………………. 900 M€

  • Funcionarios capellanes (ejército, cuarteles, hospitales…)..…………… 25 M€

  • Mantenimiento del patrimonio en poder de la iglesia católica.……… 700 M€

  • Subvenciones y gastos eventos religiosos, es ……………………..………. 400 M€
  • El Gobierno, coparticipa en entidades católicas, como la Obra Pía..… 10 M€

 

Para actuar ante esta situación privilegiada de la iglesia te invitamos a participar en nuestras dos campañas:
1. En la Declaración de la Renta no marques ni la casilla de la iglesia católica, ni la de fines sociales.

 http://www.laicismo.org/detalle.php?pk=13908&tp=ds

2. FIRMA la campaña: “Que la iglesia pague el IBI”

 http://www.laicismo.org/detalle.php?pk=13246&tp=ds