PREGUNTAS CON RESPUESTA (2)

Esta es la segunda remesa de PREGUNTAS CON RESPUESTA

Las tienes todas en http://www.laicismo.org/data/docs/archivo_547.pdf

 

5-¿No parece lógico que cada confesión religiosa debería autofinanciarse, de acuerdo con el principio de separación Iglesia-Estado?

Es obvio que las creencias son un asunto particular y, por tanto, deberían serfinanciadas, exclusivamente, por las personas que las profesan, como cualesquieraotras entidades sin ánimo de lucro. Por el contrario, en la actualidad, la financiaciónprivilegiada que establecen los Acuerdos de 1979 (uno de los cuales es el de AsuntosEconómicos) conculca el principio de igualdad ante la ley (artículo 14 de nuestraConstitución), discriminando a los ciudadanos en función de sus creencias (sean éstasreligiosas o no). No obstante, conviene recordar que, el único compromiso al que seobligaba la jerarquía católica en el Acuerdo de Asuntos Económicos, que era el“propósito de lograr por sí misma los recursos suficientes para la atención de susnecesidades”, treinta y dos años después, ningún gobierno ha sido capaz de hacerlocumplir. Así pues, los Acuerdos de 1979 son falsamente bilaterales: sólo contienenbeneficios para la Ic y obligaciones y costes para el Estado.

 

6.-¿Los Acuerdos con la Santa Sede, de 1979, sólo tienen repercusión económica

No, tienen muchas más implicaciones. Quizás la más grave es que pretendeasimilar el servicio religioso a un servicio público, obviando el carácter delimitado yparticular de las creencias religiosas. Ya estableció el Tribunal Constitucional, en 1993,que no cabía identificar las funciones religiosas con las estatales. Asimismo, losAcuerdos delimitan una especie de derecho eclesiástico que se superpone (e impone)al derecho civil elaborado or nuestros representantes democráticos. De esta manera,cada ley elaborada libremente por nuestro Parlamento debe adecuarse a lo queestablecen los Acuerdos, con la consiguiente subordinación de la soberanía popular alos privilegios de la Iglesia.

 

7.-¿Es cierto que también se conceden ayudas económicas, aunque de mucha menor cuantía y para fines más limitados, para apoyar otras creencias religiosas, contraviniendo el principio de separación iglesias-Estado y discriminando claramente a las creencias de naturaleza no religiosa

En efecto, en aplicación de los acuerdos de 1979, algunas confesiones que estám inscritas en el Registo de Entidades Religiosas y que han firmado acuerdos con el Estado, además de aquéllas sobre las que recaiga la declarac ón de “notorio arraigo” reciben, a través de la Fundación Pluralismo y Convivencia (creada por el Gobierno yubicada en el Ministerio de Justicia), ayudas sociales y culturales por valor de algo másde 4,5 millones de euros en los últimos Presupuestos. Asimismo, pueden aplicarse losbeneficios fiscales establecidos por las leyes de Fundaciones, de Mecenazgo, deHaciendas Locales, etc.

Extraña forma de promover el pluralismo, ésta de utilizar el dinero público parapromover las creencias religiosas, haciendo hincapié en el refuerzo de la identidadreligiosa en el seno de comunidades de ciudadanos. Con esta forma de “café paratodos” (los creyentes religiosos), no sólo se sigue ignorando y discriminando a laspersonas que tienen otras convicciones, o que simplemente son indiferentes ante lascreencias religiosas, sino que la Ic ve legitimada su posición de trato de privilegio antela financiación estatal. Un Estado que se tenga por aconfesional y que no discrimine porrazón de las creencias, no debe financiar actividades en función de conviccionesreligiosas. De lo contrario, está atentando contra los principios de igualdad y depluralidad. Y difícilmente puede hablarse de pluralidad si no se sitúan todas lascreencias y convicciones (religiosas o no religiosas) en el mismo plano de derechos.

 

8.-Entonces Europa Laica no reivindica extender los privilegios económicos de las religiones, en general, y de la Ic en particular, a todas las entidades cuyas creencias no sean de naturaleza religiosa (laicistas, ateas, agnósticas u otras convicciones)

Efectivamente. Creemos que el camino recorrido en los últimos treinta y dosaños, reconociendo privilegios económicos a otras religiones y aparentandoaproximarse a los privilegios de la iglesia católica, es un camino equivocado. Y elloporque atenta contra el laicismo, que no debe vincularse a ninguna creencia (ocreencias) específica, y porque conculca el derecho humano básico a la libertad deconciencia, dado que la religiosidad no es un atributo universal del individuo, alcontrario de lo que sucede con la libertad de conciencia individual. Desde estaperspectiva, Europa Laica sostiene que las instituciones religiosas no requieren untratamiento económico, jurídico o político especial.

 

9.-¿Es cierto que quien marca la X en la asignación a la Iglesia católica en el IRPF no está aportando ni un euro de su bolsillo a la Iglesia

En efecto. La liquidación del Impuesto señala la obligación de los ciudadanos(también los católicos en el sostenimiento de los gastos del Estado (escuelas,hospitales, carreteras… . Quienes marcan la X no sólo no aportan ninguna cantidadadicional a la Ic, sino que gozan del privilegio de decidir a qué dedicar el 0.7% de susingresos, privilegio del que no gozan los demás. De manera que “aportan”,generosamente, con dinero que no es suyo, sino del Estado, y por tanto, de todos losespañoles, sean sus creencias religiosas o de cualquier otra naturaleza. El efecto final esque contribuyen a los gastos generales, de todos, sólo en un 99,3% (un 98,6% en casode poner también la X en los fines de interés social, cuya mayor parte va destinada ainstituciones católicas). En definitiva, las personas que ponen la X, están pagandomenos impuestos y, sin embargo, los ritos y actividades de los católicos los estamospagando todos los españoles, sean nuestras creencias religiosas o de cualquier otranaturaleza.

 

10.-¿Por qué es injusta e insolidaria esta situación

Porque las personas que marcan la X, no contribuyen al sostenimiento de losgastos públicos de acuerdo a su capacidad económica, como establece el artículo 31 dela Constitución. La actitud de estas personas es insolidaria e injusta, pues se dedica afinanciar actividades de interés particular (religiosas) en detrimento de lasnecesidades de interés general (sanidad, educación, dotaciones sociales…). Y elcomportamiento del Gobierno que lo permite, un atentado a la laicidad del Estado yuna violación de la conciencia de los ciudadanos con otras creencias (sean o no religiosas) distintas a las católicas.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: